Contrabandistas de autoestima

Siempre he creído que cada uno de nosotros tenemos un objetivo existencial o razón de ser, lamentablemente muchas personas dejan está realidad sin descubrir el «por qué» de su existencia, se pasan la vida divagando, viviendo sus horas sin un propósito, creyendo que solo respiran para ver pasar los días. «Haz que cada día valga la pena»

La vida se vuelve más placentera cuando descubres el «para qué» existes y empiezas a tener metas más claras, te pones objetivos a realizar para convertirte en esa persona que de niño soñabas ser.

Llevo muchos años haciendome la misma pregunta ¿cuál es nuestra misión existencial? Nuestra existencia en está realidad debe trascender, como humanos debemos generar un cambio positivo y marcar la vida de algunos o muchos, todo depende del impacto que desees dejar cuando tu tiempo haya finalizado. Aprovéchalo, es limitado.

Recuerdo cuando estaba en el colegio, a un profesor que nos daba charlas sobre ética, pero estas clases eran difentes, te envolvían, te conectaban, en ese tiempo nos leía «quién se ha llevado mi queso» de Spencer Johnson. Con el pasar de los años considero, que está experiencia marco mi vida, es la razón por la cuál considero que mi propósito de vida es ayudar a los démas a encontrar su misión de vida. Mi profesor de ética cumplio con su misión existencial, espero poder verlo algún día y decirle que sus charlas fueron el denonante para ser lo que hoy soy, esas charlas dejarón eco en mí y por eso deseo ser un agente del cambio.

Tal vez logre cambiar la mentalidad de muchos o pocos, tal vez logre ser fuente de inspiración para muchos o pocos, pero como mi respetado profesor de ética, jámas lo sabre si no lo intento, tal vez lo logre sin darme cuenta, lo importante es influir en cambios positivos que mejoren la vida de quien lo requiera.

Convirtámonos todos en contrabandistas de autoestima, mi droga favorita, tengo la semilla, los ingredientes y el mercado; yo mismo la planto, la riego y la cosecho. Ella se multiplica sola y siempre sobra. Es legal, no hace daño, la puedo traer sin ser perseguido, ayuda a otros, es deliciosamente adictiva, te hace ganar almas y no añade tristeza.

La paga es eterna y no destruye la tierra, no causa resaca ni efectos secundarios, purifica el entorno y potencia los talentos. La autoestima es la única sustancia que de convertirnos en adictos, acabaría con todas las drogas.

La autoestima arranca las muecas y la ira, destruye la sombra y dibuja sonrisas en ti y en los tuyos, corrige la quimica del cuerpo, altera la genética, da visión y enfoque, nos levanta ante las dudas y el conflicto. Contrabandear autoestima cura, ayuda a discernir con sabiduría. Te coloca en el centro de una balanza  de paz y gozo, activa las endorfínas y en su justa medida, nos hace más humanos.

Te invito a traficarla y a enviciarte, a condenarte,  a vivir en el espíritu todos tus días. Alucinarás más que con cualquier químico y verás cosas que ningún narcótico podrá darte.

Ve y sé un transgresor del bien y ganarás mucho más de lo que se obtiene con el mal. Aunque debas superar desafíos, cambios drásticos, promesas tardías, pruebas dolorosas, oraciones no contestadas, críticas injustas, tragedias y golpes inmerecidos, nunca dejes de hacer el bien.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s